Buscar este blog

sábado, abril 03, 2010

Los pollos "solidarios"

El Presidente Mujica siente culpa por aplicar políticas liberales. Pero se da cuenta -más vale tarde que nunca- que son las únicas políticas que generan bienestar y estimulan conductas proactivas y responsables en una sociedad.

Durante 15 años Uruguay mintió burdamente evitando que los pollos brasileros ingresaran para su venta en nuestro país, argumentando "problemas sanitarios" inexistentes. Lo que querían -y aún quieren hacer- es "proteger" a los productores locales. ¿Pero que significa esto exactamente?

Se supone que nuestros productores son menos eficientes que los brasileros, por lo tanto producen pollos de peor calidad y a mayor precio. Por lo tanto, si dejamos entrar a los pollos brasileros, los productores locales se fundirían. Por eso requieren "protección".

Lo que la gente no se da cuenta es que esa "protección" no la brinda el "generoso Estado" sino que la brinda cada consumidor que termina pagando el kilo de pollo más caro en un régimen "protegido" que un otro de "libre competencia".

Con el "cuento" de defender al productor de pollos y a sus obreros, el Estado NO DEFIENDE A SUS CIUDADANOS. Lo que el Estado hace realmente, es hacerle pagar a Usted (que también es productor u obrero uruguayo) un sobreprecio al pollo. De esta manera, los productores de pollo pueden seguir siendo ineficientes, no agregar tecnología a su producción, no poner demasiada iniciativa ni mejorar la calidad de sus productos, gracias a que el Estado "los protege".

Ahora bien. ¿Quien decide y con qué criterios, proteger determinadas industrias o sectores? Usted que es artesano, ¿no le gustaría que lo "protejan" y nadie pueda importar artesanías así Usted puede vender todo lo bueno y toda la porquería que fabrica? ¿Y usted que es tambero, y el que fabrica ropa, no queren acaso estar todos bajo el paraguas "protector" del Estado?

Esta es la triste cultura proteccionista, que no sólo ha afectado a miles de empleados públicos sino también a miles de "empresarios" (?) uruguayos. Durante añares, era más negocio hacer "lobby" en los pasillos del Palacio Legislativo o recorrer despachos de Ministros y sus adláteres, que tomarse un avión para abrir mercados o mejorar la maquinaria.

Esta triste política hizo que algunos "vivos empresarios" pudieran vender productos más caros que los rehenes consumidores uruguayos pagaron más caro y por lo tanto CONSUMIERON MENOS de todo durante años.

Por otro lado, cuando queremos EXPORTAR la leche, la carne o el arroz, nos quejamos que "el imperialismo" o los "paises ricos" nos cierran sus fronteras. ¿Pero cómo puede ser bueno "proteger a los polleros uruguayos" y que sea malo que los yankees "protejan" a sus cowboys?

Ahora el Presidente dice que tenemos que ser "SOLIDARIOS" con los polleros uruguayos. Esto significa lo siguiente: cuando vaya al supermercado y vea un pollo uruguayo a $ 100 y un pollo brasilero a $ 70, pague $ 30 de más y compre el pollo uruguayo. O sea, en vez de usar esos $ 30 para USTED, déselos al productor pollero. Sacrifíquese USTED para beneficio del pollero.

La pregunta que usted, "Señor Solidario" debe hacerse es: ¿y cuándo el Señor Pollero se va a sacrificar por mí?

Le doy la respuesta. El pollero NUNCA va a sacrificarse por Usted por la sencilla razón que NO DEBE HACERLO, como tampoco usted debe sacrificarse por otro que no sea ustede mismo y sus seres queridos. Esta es la esencia del hombre: buscar su propia felicidad. Y aunque le hayan hecho creer otra cosa, es ésto lo único que trae una felicidad colectiva.


Reclame libertad de elección, no protección. Su mayor protección es la libertad de elección. Cuando no hay opción no hay libertad.


Dr. Guillermo Sicardi, MBA

3 comentarios:

Santiago Torres dijo...

Guillermo, tu artículo es clarito como el agua. Y yendo a los hechos, la posición de Uruguay era insostenible. De hecho, Mujica *defendió* la prebenda avícola porque el porcentaje de pollos brasileros que entrará a nuestro mercado es insignificante y nuestros polleros podrán seguirnos desvalijando con poco sacrificio. Ellos insisten en que sus pollos son mejores y más sanos. Fantástico: ¿a qué temen, entonces?

Benito dijo...

excelente columna coincido totalmente, excepto en el titulo no es el pollo solidario es "el pollo del pepe"
el asado del pepe era para abartar la carne al consumidor el pollo del pepe es exatamenet lo contrario. Como te digo una cosa te digo la otra" ese doble discurso no o invento el pepe, su profesor fidel siempre fue un gran mentiroso demócrata un día comunista el otro. Es dialéctica marxista para enganar a la gilada
http://benitomedero.blogspot.com/2010/04/fidel-castro-como-te-digo-una-cosa-te.html

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.