Buscar este blog

lunes, marzo 30, 2009

La viveza de copiar


Copiar en un examen o plagiar un texto, ¿es una "picardía", una "viveza criolla" o un delito de hurto?

La cultura latina acepta plácidamente como válido el obtener bienes y derechos aún cuando uno no tenga las condiciones ni haya hecho mucho para mercerlos.

Obtener una buena nota luego de haber copiado es una “avivada”, nadie lo ve como un “robo”. Lo cierto es que el que copia es un ladrón. Roba conocimientos que no tiene y roba oportunidades a su compañero. Si en vez de robarle conocimientos le robara un lápiz de 2 pesos, se armaría un escándalo. Esto es así porque el lápiz tiene un valor percibido muy claro. El conocimiento no. Y para muchos, el conocimiento no vale nada.

No vale nada porque los profesores y los directores de los colegios NO LO HACEN VALER.
Da lo mismo sacar 12 que 5. En cambio, si al que obtuviera 12 le dieran una Coca Cola, un premio o una beca, seguro que no se dejaría robar conocimientos ni permitiría que otros le quiten oportunidades en forma espúrea.

Pero dicen los modernos educandos que competir les hace mal a los niños. No “pasarle” datos a alguien en un examen es ser “egoista” y hacerlo es ser “solidario”. De hecho, la mayorpía de los padres quieren que sus hijos sean educados en valores “solidarios” más que en valores de “excelencia o calidad”.

Sin embargo, cuando toca el timbre de las 5 y salen de la escuela, compiten todo el tiempo: compiten por ser titulares en el equipo de futbol, por la niña mas linda, por agradar a los padres o por obtener logros. Y esas competencias suelen ser mucho menos sanas, menos organizadas y menos civilizadas que las que un colegio puede estructurar. La estrategia es educarlos para competir libre, sana y honestamente. No hacer de la competencia un tabú.

La culpa del plagio no es de los alumnos, es de los maestros. El sistema latino de enseñanza es basado en la "memoria" y no en la creación o innovación. Se preocupan más en evaluar los conocimientos que en evaluar su entendimiento y asegurarse que el alumno cree su propio método de aprendizaje.

Como dice Herbert Spencer: "La gran meta de la educación no es el conocimiento sino la acción". Si se pidieran más trabajos prácticos que teóricos el plagio no serviría de nada. Pero eso es más difícil de organizar y lleva más tiempo para evaluar. Y los reguladores de la enseñanza, como muchos profesores, preferirán evaluar con un sencillo multiple choice.

Después de todo parece que su objetivo crucial es “dar el programa”, no educar.

Dr. Guillermo Sicardi, MBA
gsicardi@solution.com.uy

2 comentarios:

Nestor Juchnewicz dijo...

estamos en sintonia con las ideas como casi siempre :)

leiste este: http://zpringup.blogspot.com/2008/12/sobre-el-estudiar-y-el-estudiante.html

Santiago Torres dijo...

¿Ves? Acá sí comparto contigo un 100%. Es así como vos decís. Y así estamos, con la mal entendida solidaridad que, a la hora de pasar raya, es simplemente un abuso travestido. Cuando vos y yo éramos niños, YA era así. Hoy vivimos las consecuencias de ese marxismo de contenedor de basura.